Este Minueto de Krieger, versión para dos flautas, permite al alumnado adentrarse en el complejo pero fantástico mundo del contrapunto. Este tipo de textura es ajena en la mayoría de los casos al mundo musical actual, sobre todo, al que inunda los reproductores mp3 que usa nuestro alumnado. Sin embargo, conocer supone ser más libre y más rico. Empezar por lo sencillo es el mejor camino para poder disfrutar luego de inmensas arquitecturas sonoras de compositores barrocos como Bach, Haendel o Buxtehude.